jueves, 12 de diciembre de 2013

Aporte de Las Tunas será determinante en la producción nacional de azúcar



La zafra que en la provincia debe comenzar el próximo día 24 por el central Majibacoa, tendrá  especial significado para los tuneros por cuanto deben garantizar el 10,8 por ciento de la producción nacional de azúcar, nivel de participación del que no se tiene antecedentes alguno.
A la hora de asumir el compromiso de aportar 185 mil, del millón 800 mil toneladas del dulce que el país espera producir en esta ocasión, los trabajadores del sector lo hicieron conscientes de que no puede haber fisura en los indicadores de la eficiencia agroindustrial y que su gestión debe acercase lo más posible a la perfección, en cada uno de los eslabones que conforman la gran cadena de la zafra.
Buscarán, de igual forma, mayor eficacia en la molida, a partir de un suministro estable de materia prima y superior frescura de esta, y la aplicación de maduradores a las plantaciones para incrementar el brix y la pureza del jugo, en virtud  de lograr el rendimiento industrial planificado.
Solo así podrán convertir en realidad esa aspiración productiva, que representará un crecimiento de 39 mil toneladas respecto a la cosecha precedente, cantidad que Las Tunas no logra desde el 2004, cuando por interés nacional, se quedó operando con cuatro de los siete ingenios que tenía.
En tal sentido, tienen a su favor un crecimiento en caña de 216 mil toneladas, la incorporación de tres nuevas combinadas CASE y una KTP-3000S de alto rendimiento, y las mejoras introducidas en la industria, sobre todo en las plantas moledoras, para reducir el tiempo perdido por roturas, el mayor flagelo   de las últimas campañas tuneras.
A escala nacional molerán 49 centrales en esta zafra, tres de ellos de Las Tunas: el Majibacoa, que tiene como plan 60 mil toneladas de azúcar, el Amancio Rodríguez, con 37 mil, y el súper coloso de cuba Antonio Guiteras, cuya meta productiva ronda las 88 mil toneladas.


domingo, 8 de diciembre de 2013

Más azúcar en Las Tunas



Cuando el 20 de este mes el central Majibacoa deje inaugurada la zafra 2013-2014 en Las Tunas, habrá comenzado para los trabajadores de la Empresa Azucarera, el mayor desafío productivo de los últimos tiempos.
Desde el 2004, esta oriental provincia de Cuba no produce una cantidad similar a las 185 mil toneladas de azúcar  parda, que inscribió como plan técnico económico, para la campaña que ya toca a las puertas.
Pero la magnitud de tal empeño se comprende mejor, si se añade que la meta por vencer representa 39 mil toneladas de azúcar más que las fabricadas en la anterior contienda. Es como si de repente Las Tunas contara con los servicios de otro central como el   Amancio Rodríguez, cuyo plan de producción para la próxima zafra es de 37 mil toneladas.
Ese gran salto se pretende dar,  a partir de una producción cañera que deja atrás en 216 mil toneladas a las procesadas en la campaña precedente y, sobre la base de un rendimiento industrial de 10,47 por cierto, valor  superior en un  entero al último conseguido y que, en la provincia, no se obtiene desde hace 10 años.
Para Adalberto Turrueyez Pavón, especialista de la Empresa, solo con la observancia de la más estricta disciplina agroindustrial, el respeto absoluto a la programación de corte,  el logro de una mayor frescura de la caña y la disminución de las materias extrañas, así como mantener molidas altas y evitar las perdidas de sacarosa en el proceso, podrán hacer posibles los objetivos planteados para esta ocasión.
Es un discurso que si bien a estado presente en las etapas de precampaña anteriores, es  en este año cuando mayor número de medidas concretas de carácter organizativa y de mejoramiento de instalaciones se han adoptados,  para rescatar la exigencia y los controles  en los centros de recepción y en todo lo concerniente a la ejecución del pago de la caña por sus calidad.
Mientras en cada puesto de la zafra continúan perfilándose  las acciones sobre estos y otros aspectos, en el central Majibacoa se acentúan  los esfuerzos para terminar en breve las reparaciones, cuya ruta crítica se concentra en la planta moledora, debido a los problemas de calidad que han presentado las chumaceras enviadas por la Empresa Cubana de Bronce.
También se trabaja a tiempo completo en el acondicionamiento de la maquinaria agroindustrial de los ingenios Amancio Rodríguez y Antonio Guiteras, ambos con fecha de inicio de la molienda para el 23 de diciembre y 4 de enero.